lunes, 3 de agosto de 2009

once upon a time


Había una vez, me surgió la idea de un abstenerse por orgullo, por mi bien, por no ser correspondida. Esa vez preferí guardarme aquellos deseos en el inconsciente y no dejarlos salir bajo ninguna circunstancia. Por miedo, por pudor, para ahorrar lágrimas, para continuar. Sin duda fué la opción acertada.